La vivienda de vacaciones

vivienda de vacaciones

La vivienda de vacaciones

Las recientes estadísticas de las instituciones bancarias europeas sacan a relucir uno de los síntomas de la predilección española por la inversión inmobiliaria. España es el país de Europa donde sus habitantes poseen más segundas residencias. Concretamente se estima que el 36% de los hogares españoles poseen una segunda residencia en propiedad y uno de los principales usos parece ser el recreativo.

El Banco Central Europeo (BCE) cifra en mas de tres millones y medio el número de residencias usadas solo durante el periodo de vacaciones, sin estar habitadas el resto del año. La mayor concentración se produce en provincias costeras como Málaga, Alicante y Valencia.
Muchos propietarios ven en estas viviendas no solo la posibilidad de disfrutar de la playa, sino también, una inversión segura cuya rentabilidad entre el momento de la compra y la venta puede alcanzar hasta el 10% anual. Sin embargo, a tenor de las estadísticas, se muestran muy reacios a alquilar sus viviendas de vacaciones en otras épocas del año por miedo a impagos o daños.
Todo esto a pesar de que se estima que el alquiler puede suponer unos ingresos extras de entre 5000 y 12000 euros anuales dependiendo de la zona, el tipo de vivienda, periodo de ocupación etc…

Las empresas inmobiliarias esperan que, en los próximos ejercicios, debido a los ajustes de precios de los últimos años y la mejora de las expectativas económicas el mercado de viviendas destinadas a vacaciones sufra un notable incremento en relación al estancamiento de los últimos años. En general la mayoría de expertos y analistas consideran que es el mejor momento para comprar porque el ajuste de precios ha terminado. Nuevamente las zonas tradicionalmente turísticas como el levante o la costa del sol se espera que sean los mercados más activos y los que mayor incremento de operaciones registren.