El dinero vuelve al ladrillo

Inversión inmobiliaria

La baja rentabilidad de los depósitos, bonos y otros activos de renta fija, así como la volatilidad en los mercados bursátiles, empujan a los inversores a aproximarse otra vez al mercado inmobiliario como un candidato para buscar la rentabilidad que antes encontraba en otras inversiones. Este punto esta causando un repute y un renovado interés en los inmuebles, solares y fincas de todo tipo.

Después de años de vagar por el desierto la inversión inmobiliaria parece encaminarse a la recuperación. Esté nuevo apetito inversor viene de la mano de los nuevos instrumentos y vehículos popularizados a partir de la ultima crisis de inversión como son las SOCIMIS. Estas sociedades están destinadas exclusivamente a operar con bienes raíces tanto residenciales como industrial o comercial, edificios de oficinas y viviendas.  Empresas como Merlín Properties,  LAR España o Entrecampos, que cotizan en el mercado español, permiten a los inversores posicionarse en activos inmobiliarios sin tomar los riesgos y la inmovilización de capitales propias de la compra directa de inmuebles, también permitiendo una mayor diversificación

Cabe destacar que el inversor inmobiliario en el mercado español actualmente se decanta por activos de tipo comercial u oficinas destinadas al alquiler antes que dedicarse al sector residencial aun muy tocado por la crisis. El 89% de las transacciones realizadas en el año 2015 son de activos como oficinas, locales comerciales o naves industriales.

A pesar de que el panorama parece despejado muchos expertos aun llaman a la cautela pues aseguran que aún se encuentran bienes muy sobre valorados y advierten de periodos de fluctuación en los precios. Nadie parece poner en duda la tímida recuperación ante la que nos encontramos pero si se nota el temor a caer en los errores y abusos del pasado reciente.
A pesar de estos consejos, la inversión inmobiliaria  gana atractivo entre los actores del mercado.